El jardín del Pedrueco


¡Por fin! Se ha casado una hija
mayo 5, 2010, 8:10 pm
Filed under: Uncategorized

Las dos semanas anteriores estuvimos ultimando todos los detalles… las jaimas (por si llovía) con sus cañones de calor (por si hacía frío), el catering, comidas y bebidas para el fin de semana, y todos las sorpresas que teníamos preparadas para ese día.

Los que tenían algo que decir, revisándolo y memorizando; los que teníamos algo que escribir, igual.

Colocando las últimas plantas en el jardín; encargando unas guirnaldas de flores, simples y alegres, de hiedra y margaritas; preparando los centros de mesa de pensamientos, pensamientos de flor azul y , de los otros, de los interiores y profundos que nos llegan al alma.

Los músicos ya tenían el repertorio, que empezaba, como no, con “Amelie”; y que continuaría acompañándonos toda la ceremonia.

Y ¡por fin! llegó el día, el 24 de abril. Amaneció con un sol radiante, que casi no se esperaba, y resultó todo fenomenal.

Los amigos y la familia nos reunimos en el estanque, que aprovechando la ocasión se inauguraba.

La boda la celebró Gemma, concejala de Nava, y durante la ceremonia Gonzalo nos dijo unas palabras sobre los convencionalismos , “lo que Dios manda” y como había cambiado todo, eso sí, a mejor. Fué precioso y con un toque de humor.

Marga y Dani también contribuyeron e hicieron su aportación y mi hermana Bego leyó una poesía de Khalil Gibran tomada del libro “El Profeta” que no puedo por menos de plasmarla aquí para que todos disfrutéis con su lectura.

Nacisteis juntos y juntos permaneceréis para siempre.
Aunque las blancas alas de la muerte dispersen vuestros días.
Mas dejad que en vuestra unión crezcan los espacios.
Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.
Amaos uno a otro, mas no hagáis del amor una prisión.
Mejor es que sea un mar que se mezca entre orillas de vuestra alma.
Llenaos mutuamente las copas, pero no bebáis sólo en una.
Compartid vuestro pan, mas no comáis de la misma hogaza.
Cantad y bailad juntos, alegraos, pero que cada uno de vosotros conserve la soledad para retirarse a ella a veces.
Hasta las cuerdas de un laúd están separadas, aunque vibren con la misma música.
Ofreced vuestro corazón, pero no para que se adueñen de él.
Porque sólo la mano de la Vida puede contener vuestros corazones.
Y permaneced juntos, mas no demasiado juntos:
Porque los pilares sostienen el templo, pero están separados.
Y ni el roble ni el ciprés crecen el uno a la sombra del otro.

Después fotos en el jardín, con la familia, amigos…comida y fiesta.

Alex mi hijo consiguió que  el llanto fuera general, al darles su regalo, ¡maravilloso! un cuadro, que representaba un poco los gustos, manías, etc., y esto acompañado de todo lo que él expreso respecto a su relación con su hermana a lo largo de sus vidas.

¡Im-presionante!, consiguió que todos nos emocionaramos con sus palabras…

Y después las risas… Molly actuó en directo para nosotros; baile; charla…

¡¡¡Todo fue perfecto!!!. La felicidad de todos. La compañía de todos, familia, amigos… el día fue pasando en una montaña rusa de risas, emociones y llantos.